Obras en la vivienda alquilada. Derechos y obligaciones de las partes.

En algún momento de la vida del contrato de arrendamiento de una vivienda, pueden surgir infinidad de situaciones que pueden crear conflicto con entre las partes, incluso llegándose a acudir a los Tribunales para solucionar dichas disputas. En nuestro artículo de hoy, hablaremos de qué ocurre con las obras realizadas en una vivienda alquilada.

 

Podemos dividir la cuestión en tres supuestos: obras de conservación, obras de mejora y obras realizadas por el inquilino.

  • Con respecto a las obras de conservación del inmueble, el artículo 21 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, establece que el dueño de la vivienda está obligado, sin elevar por ello la renta, a realizar las reparaciones necesarias para mantener las condiciones de habitabilidad de la vivienda. Pero, ¿cuáles son esas obras de conservación? A modo de ejemplo podemos decir que  pueden ser las derivadas del desgaste de la vivienda, los deterioros del transcurso del tiempo, etc. Como decimos, estas obras las deberá sufragar el propietario, salvo que los desperfectos sean imputables a los inquilinos, así como las pequeñas reparaciones que también las deberá afrontar este.
  • Las obras de mejora, reguladas en el artículo 22 de la LAU, son aquellas que no se puedan posponer una vez haya terminado el plazo del contrato, por lo que deberán ser soportadas por el inquilino debiendo ser notificado con al menos tres meses de antelación, pudiendo éste desistir del contrato. Si se queda en la vivienda soportando las obras, tendrá derecho a una reducción en proporción a la parte de la vivienda de la que se haya visto privado, junto con una indemnización de los gastos que las obras le obliguen a realizar. ¿Cuáles son las obras consideradas de mejora? Aquellas que sirvan para instalar o mejorar servicios en la vivienda o alcanzar mayor comodidad, por ejemplo.
  • Obras realizadas por el inquilino. Para que el éste pueda realizar obras que modifiquen la configuración de la vivienda, deberá contar con el consentimiento por escrito del dueño del inmueble, teniendo éste la facultad resolver el contrato. Podrá entonces obligar al inquilino a que reponga la vivienda a su estado anterior, o conservar la modificación sin que aquel pueda reclamar indemnización alguna.

Este es un resumen de los derechos y obligaciones de las partes del contrato de arrendamiento, en lo relativo a las obras que se pueden realizar en la vivienda.

Si tiene alguna duda sobre éste u otro aspecto jurídico, puede ponerse en contacto con nosotros y le resolveremos cualquier cuestión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s